es
ca

Los caramelos artesanos de La Colmena

02.09.20

Los caramelos artesanos de La Colmena son, junto con el turrón de yema tostada, nuestro producto más emblemático. Nuestro negocio se inició vendiendo sobre todo jarabes dulces que se mezclaban con agua fresca (los refrescos de mediados el siglo XIX), y caramelos. No sabemos si esos caramelos ya eran exactamente como los actuales, pero sí tenemos claro que los de ahora ya se hacían a principios del siglo XX. Os contamos el proceso de elaboración.

El proceso

El trabajo debe ser muy metódico, especialmente en el control de la temperatura. Calentamos el azúcar a 155ºC, momento en el que añadimos una de las 17 esencias naturales que le darán el sabor. La excepción es la miel, que no lleva ninguna esencia.

Escalfem el sucre a 155ºC

Rápidamente lo pasamos a la mesa de trabajo, donde unas piezas de metal hacen de marco. Este es el momento más delicado del proceso porque hay que hacerlo rápido manipulando un gran peso a muy alta temperatura. Esperamos unos minutos a que empiece a enfriar y el caramelo se pueda trabajar, en invierno hay que estar atento porque el enfriamiento es mucho más rápido y si endurece demasiado ya no podremos hacer el siguiente paso.

Avoquem el caramel al taulell

Cuando está en el punto ideal lo marcamos con el rodillo formando cuadrados. Este punto, al ser manual, hace que no todos los caramelos sean del mismo tamaño, especialmente los que quedan en los laterales.

Marquem el caramel amb un rodet

Ahora, para acelerar el enfriamiento para poder cortar, cambiamos de mesa la pieza entera. Esto también hay que hacerlo de manera ágil para que no se deforme.

Hecho esto, podemos empezar a separar las piezas, primero en bloques y después de uno en uno sobre una rejilla metálica. Lo ponemos en la rejilla porque una vez cortados los fregamos con una manopla para redondear las esquinas, de lo contrario podrían provocar pequeñas heridas al ponerlos en las boca.

Tallem els caramels artesans a mà

El acabado

Finalmente viene el paso más laborioso, envolverlos. También lo hacemos a mano, poniendo dos papeles, uno parafinado para uso alimentario para evitar que se peguen, y el papel exterior que indica el sabor. Para hacer esto hacen falta dedos ágiles, manos muy limpias y mucha paciencia.

Una curiosidad. Hace años se vendían tantos caramelos que en la tienda trabajaban dos personas a jornada completa sólo para envolverlos, aunque esto ya hace mucho tiempo que no es así.

Com emboliquem els caramels artesans

Y así es como vamos rellenando cada día la vitrina de caramelos artesanos. Podéis distinguir rápidamente los de frutas (con papel en rojo), los de hierbas aromáticas (papel en azul) y el de miel (amarillo y rojo).

Vitrina de caramels artesans de La Colmena

Si no podéis venir a la tienda a comprar los caramelos artesanos de La Colmena, nos podéis visitar aquí. Y podéis ver cómo los recomiendan aquí.

Por cierto, el Candy Man es Toni Roig. Los hace todos todos.

Volver al blog
0

Tu carrito

Aceptar Esta plataforma web utiliza cookies propias para recopilar información que ayude a optimizar la visita a la página web y cookies de terceros para recoger información sobre sus visitas y el uso de nuestra web. Usted puede permitir su uso, rechazarlo o cambiar la configuración cuando lo desee. En caso de seguir navegando, se considerará que acepta el uso.